La casa maldita de Amityville

jueves, 27 de noviembre de 2014






El 13 de noviembre de 1974, la pequeña localidad de veraneo de Amityville, en la zona de Long Island, se vio remecida por una macabra noticia.





Ronald DeFeo, un joven de 23 años, asesinó fríamente a toda su familia mientras dormían en sus camas, con un rifle de gran calibre, alrededor de las 3:15 de la madrugada.
Las víctimas fueron su padre, madre, dos hermanos y dos hermanas. Todos yacían boca abajo, con la cabeza reposando sobre sus brazos en cruz. A todos les disparó en la espalda, menos a su madre, que le disparó en la cabeza

Tras la matanza, Ronald recogió toda su ropa manchada de sangre, la funda del rifle y unas balas del arma, y lo introdujo todo en una funda de almohada que posteriormente encontró la policía en una alcantarilla llena de hojas secas. Después de aquello, se fue a un bar de su barrio y le dijo al chico que trabajaba allí que alguien había disparado a sus padres. Ronald y el chico del bar se dirigieron a la casa y llamaron a la policía, diciendo que había habido un tiroreo.


Cuando la policía llegó, irrumpieron en la casa y descubrieron que ahí yacían 6 cuerpos sin vida y sacaron los cadáveres de la casa. Ronald era el principal sospechoso, ya que era la única persona de la familia que no había sido asesinada. Al ser interrogado, Ronald dijo que había salido pronto de su casa para adelantar trabajo, pero la hora de su muerte no encajaba y su coartada falló. Obviamente, el chico fue arrestado y sometido a juicio.

Para respaldar su inocencia, DeFeo dijo que unas voces que él escuchaba en su casa le habían obligado a hacerlo. Aquel testimonio resultó absurdo para el juzgado, ya que tenían entendido que Ronald tenía un pequeño historial delictivo y coqueteaba con las drogas. El joven perdió contra la ley, la cual le obligó a cumplir condena por 6 homicidios de segundo grado, por lo tanto cumpliría cadena perpetua sin libertad condicional.



Recientemente se halló otra arma escondida en el embarcadero, por lo que se cree que el asesinato de la familia DeFeo puedo haber sido premeditado por la mafia y que Ronald recibió ayuda para efectuar la matanza, tal y como declaró en una ocasión.


La familia Lutz

La familia Lutz habían visitado más de cincuenta viviendas en la costa sur de la isla, antes de decidirse a buscar en Amityville. Ninguna casa reunía todos los requisitos que los Lutz querían que tuviera su nuevo hogar, que estuviese cerca del mar y que se puediera trasladar la oficina.

George Lutz fue a una inmobiliaria y le dijeron que tenían una casa que mostrarles. 
El número 112 de Ocean Avenue es un edificio grande de tres pisos, cubierto por tejas oscuras y fachada igualmente oscura. Es un solar bastante amplio con un jardín muy grande y en un poste que se sitúa al final del camino empedrado de la entrada con el nombre del antiguo propietario.

Hacía casi un año que estaba aquella casa en venta. No había sido anunciada por ninguna parte pero estaba perfectamente descrita en la inmobiliaria. "Zona residencial de Amityville: 6 dormitorios, colonial holandés, espacioso cuarto de estar, magnífico comedor, atrio cerrado, 3 baños, sótano completo, garaje para 2 coches, piscina de agua caliente y amplia caseta para brotes".

La chica de la inmobiliaria les dijo que aquella casa había sido donde aconteció la tragedia de los DeFeo. Los Lutz se mantuvieron indiferentes. De hecho, la casa reunía todos los requisitos que ellos quería y más. La consideraron la casa de sus sueños. George dijo que "después de todo, los fantasmas no matan, las casas tampoco, solo matan las personas".





La familia Lutz se mudaría a su nueva vivienda con los tres hijos del matrimonio anterior de la mujer.

Los Lutz afirman que desde el primer día ya sucedió algo extraño. Llamaron a un sacerdote para que les bendijera la casa y, en una de las habitaciones, el sacerdote escuchó una voz siniestra que le dijo "¡fuera de aquí!". El sacerdote se estremeció pero continuó con la bendición de la casa. Cuando acabó rechazó la propuesta de quedarse a comer y salió lo más rápido de allí. Tras la bendición los Lutz estuvieron realizando tareas de mudanza. Al acabar, acostaron a los niños y ellos se quedaron en la sala de estar.

George alimentaba el fuego porque notaba frío. 
Se fueron a dormir a las once de la noche.

George se despertó con un fuerte golpe en la puerta principal y se levantó de un salto. Abrió la puerta y no vio a nadie, pero escuchó a su perro ladrando en el jardín y se fijó que la caseta de los brotes estaba agitando sus dos puertas. Se extrañó al recordar que las había cerrado. Cuando volvió a la cama eran las 3:14 de la madrugada, fue la primera noche que se despertó a esa misma hora.

Al día, siguiente tenía un frío glaciar y estaba comprobando todas las puertas y ventanas cuando entró en el cuarto de costura. Al irrumpir en la habitación, se quedó perplejo porque había cientos de moscas en la ventana. Cogió un periódico enroscado y mató a todas las moscas que puedo, además, las echó por la ventana.

Esa misma noche George se despertó sobresaltado por un fuerte ruido. A pesar de que había revisado todas las puertas y ventanas, las del cuarto de costura estaba abierta y la puerta se abría y cerraba haciendo mucho ruido. La pesada puerta de la entrada también estaba abierta, pero cuando iba a cerrarla, descubrió que había sido arrancada de sus ejes, pero la  cerradura solo se veía forzada por dentro de la casa. Era extraño que solo él se hubiera despertado pues la puerta debía haber hecho un ruido estruendoso. Cerró la ventana y arregló la puerta como pudo y volvió ala cama. Eran las tres y cuarto de la madrugada.

Después de varios sucesos con los hijos (levitaciones, voces,posesiones, etc), la familia Lutz decidió irse de Amityville en plena noche para nunca más volver.

Se dice que el caso de los Lutz solo se debió a fines de Lucro ya que luego que ellos se fueran de la casa ha  pasado de dueño en dueño y nadie ha tenido experiencias paranormales, lo que pone en duda cierta teoría.





"El horror vuelve a Amityville" de Jay Anson, relata los espantosos fenómenos que les ocurrieron a los miembros de la familia Lutz, durante los 28 días que vivieron en aquella casa. El libro, que consta de 25 capítulos, se ha podido escribir gracias a la ayuda de George y su mujer y a partir de las duras tareas de recordar día por día lo que les ocurrió en su casa y grabado en una cinta magnetofónica, para procurar que el "diario" fuera lo más completo posible.




George y su mujer murieron, en el 2006 y 2004 respectivamente. Ronald DeFeo continúa preso





2 comentarios:

  1. Hola Vanesa, soy Natalia del blog Natalie and her books (pasaste por ahí al otro día).
    sobre Amityville te debo confesar que vi la película como a los 14 años y no dormí como en tres noches jajaja es como mi trauma de adolescencia.
    saludos y que estés bien
    te sigo c:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! Gracias por pasarte!!
      La película la volvía a ver hace poquito y la verdad que no da mucho miedo a comparación de todo lo que ocurrió en esa casa.
      Espero que no te haya causado un trauma ahora de mayor jejeje.
      Un beso

      Eliminar

Gracias por comentar!